Rinoplastia

El objetivo de la rinoplastia es cambiar la estructura del hueso y cartílago de la nariz de modo que tenga una sintonía y proporcionalidad a la cara, para dar un aspecto natural y mejorar la respiración. La rinoplastia nos permite hacer la nariz más pequeña o más grande, para levantar la punta de la nariz, cambiar el pico, para reducir la distancia entre los orificios nasales o para organizar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Durante una operación de rinoplastia, el cartílago que causa problemas respiratorios, así como la curvatura del hueso (desviación, hueso nasal o hinchazón) son corregidos.

La rinoplastia puede realizarse a partir de los 17 años en las mujeres y 18 para los hombres. La intervención quirúrgica es posible una vez que se ha completado el desarrollo facial.

La rinoplastia se realiza mediante dos técnicas:

La primera de ellas se llama ‘técnica cerrada’ en la que todos los cortes se mantienen dentro de la nariz.

La segunda técnica se denomina ‘técnica abierta’ en la que la piel entre los dos orificios de la nariz se corta así como las estructuras óseas y cartílago quedan expuestas al cirujano. Estos cortes no dejan cicatriz alguna. Esta técnica permite que otros procesos y facilidades que no están permitidos con la técnica cerrada.

A menudo aplicamos la técnica de cerca de nuestros pacientes. La cirugía se realiza en el interior de las fosas nasales. Después de dar la forma estética es necesario el taponamiento nasal, por lo que se coloca en la nariz un corsé de yeso y a su vez, se coloca un plástico en el tabique. La cirugía tiene una duración aproximada de una hora.

close

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…